¡Hola! Me llamo Elena y ...

Durante mucho tiempo fuí como tú…

Una mujer llena de vida y proyectos que un día se vieron truncados por un dolor que no se pasaba.

Quería salir con mis amigos, viajar, formar una familia y trabajar, pero no era capaz, ya que el dolor controlaba mi vida a su antojo. 

Gasté miles de euros en  tratamientos que, en el mejor de los casos, resolvían el dolor durante un tiempo, pero acababa volviendo a aparecer con más fuerza.

Tenía toda una vida por delante, llena de proyectos, que no podía realizar por causa de un dolor que me frenaba la vida.

Vivía agotada. Me he juzgado, victimizado e identificado con el dolor.

¿Te suena?

Yo sabía que no había venido a esta vida a sufrir, que tenía que haber una solución pero no era capaz de encontrarla.

Sabía que había terapias emocionales muy efectivas, que complementaban  el tratamiento médico, pero por pereza y desánimo, al final no las probaba.

Pero todo cambió…

Ya me había dolido suficiente… Un día, harta de vivir en una espiral de agotamiento, tristeza y desesperanza decidí coger las riendas de mi vida.

Solo hacía falta una decisión para iniciar el cambio, y así fue.

A través del desarrollo personal, la espiritualidad, la alimentación y el ejercicio físico todo cambió.

Y hoy quiero contarle al mundo entero, que una vida nueva es posible. 

¿Te cuento cómo?

Reserva una cita conmigo y hablemos.

¡HABLEMOS!

1 + 1 =